Gremios, tributaria, mermelada y carcel

Foto_Director_Felix_M

Por: Felix Manzur Jattin

Vuelve y juega nueva reforma tributaria alcabalera, exprimidora y según analistas económicas estranguladora del aparato productivo y conminadora para el desempleo. Los paga patos seremos todos. Gremios, docentes, asalariados, ciudadanos del común y grandes empresarios. Una deuda externa acumulada ya casi en 100 mil millones de dólares, o sea la mitad del producto interno bruto anual de toda la república. Una balanza comercial que estaba hace años en superávit de seis mil millones de dólares y está hoy, casi en los 4 mil millones de dólares pero en déficit obliga estrangular los bolsillos ciudadanos.

La iniciativa se convirtió en la ‘piedra en el zapato’ en las relaciones entre el Gobierno y el sector privado; siendo el impuesto a la riqueza el que más malestar está causando. Cabe señalar, que las relaciones entre el gobierno y los gremios son tensas, ya que hay inconformismo por parte del sector privado empresarial por la Reforma. Una reforma que inicialmente se planteó cuando entró en la discusión después de la posición del Señor Presidente y en donde se hablaban básicamente de dos temas: el 4×1.000 y el impuesto al patrimonio, luego pasó a ser un proyecto de 28 artículos, y ahora lo que se comienza a discutir es un proyecto de 58 artículos.

el inconformismo del sector empresarial se debe a los asuntos de fondo que tienen que ver principalmente con el impuesto al patrimonio, el cual terminó cambiándose por el impuesto a la riqueza, y por el cual el sector privado aduce que es un impuesto que atenta contra el mismo desarrollo del sector empresarial y con la dinámica de crecimiento del país, porque ya esa época de bonanza en la que venía Colombia en años anteriores termina con todo lo que está pasando con el petróleo y por eso el hecho de que se comience a reajustar y a subir ese impuesto evidentemente afecta el desarrollo económico. la tasa de tributación efectiva en Colombia va a aumentar más o menos un 5%, es decir, se pasaría de pagar alrededor de un 35% a un 40% sobre utilidades. Mientras tanto, en términos nominales para las empresas se pasaría a pagar alrededor de 46% sin incluir el impuesto al patrimonio, lo que es una tasa muy alta”.

Otra de las cosas por lo cual esto genera inconformidad en el sector empresarial, es porque son los empresarios los mismos que están sosteniendo el recaudo tributario y son los que están pagando los impuestos que van a llenar el ‘hueco fiscal’ que hay en el país.  Aducen que la mermelada continuará y no es justo el derroche presupuestal a favor de unos pocos cuando la idea es que la mayoría de la población se beneficien en planes generales de desarrollo y erradicación de la pobreza.

En conclusión, esta no es la mejor opción porque normalmente quienes están pagando ese impuesto son los que generan empleo, y si a ellos le va a subir la carga tributaria lo más seguro es que se afecte la generación de empleo en el país.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s