Juan sin miedo: la realidad virtual y los que están en contra del condón

Una Realidad Virtualizada

¿Qué sería de la vida de nuestros jóvenes si de repente algo sucediera con la red global de comunicaciones que permite que la mayoría tengan internet, desde cualquier parte del mundo y no se pierdan de las últimas “noticias” de la sociedad?

La implementación de nuevas tecnologías que facilitan la comunicación ha creado una serie de personajes que a diario usted puede encontrar en cualquier parte del mundo. Los zombies en la era actual son esos sujetos que permanecen anclados a sus dispositivos móviles, noche y día. Parece ser que el oxígeno se transmite por medio de las pantallas táctiles. Es muy común que se encuentren desorientados cuando su smartphone se queda sin batería, es como si les hiciera falta estar metidos en esa esfera virtual que los protege y los aleja de todo lo que sucede a su alrededor.
Es que ya no es necesario tener una mascota, pues usted puede adquirirla en una aplicación, con las ventajas de que si se le olvida alimentarla, su perro no se va a morir, simplemente le quita puntos de experiencia y todo continúa normal.  Algunos juegos de “realidad virtual”, en muchas ocasiones parecen ser más interesantes que un atardecer en la playa. Es más cómodo quizás, andar en Transmilenio hablando con sus amigos virtuales, que establecer contacto con otros seres humanos, que en algunos casos son mirados con desprecio por no entender su postura moderna.
El mayor contacto que se produce con un extraño, son los toques en Facebook, pero es que no es necesario llamar a alguien por teléfono a preguntarle ¿cómo está?, puesto que ahora todo el mundo puede enterarse de la vida de sus allegados gracias a su perfil. Es gracioso, pero en mi época se solían hacer preguntas en el colegio a todos los compañeros sobre cuales eran sus gustos y aficiones, también recuerdo que se solían dejar mensajes de cariño en los cuadernos, ahora solo basta con darle un diminuto vistazo a la información condensada en una caja de texto y el envío de un guiño electrónico puede llegar a decir más que mil palabras. Suponemos ahora, que la realidad ya no existe, que vivimos en lo virtual y que a la mayoría parece agradarle.

Concejal en contra del condón

Marco Fidel Ramírez, concejal de Bogotá se la enfiló al condón. Inició una agresiva campaña en contra del adminículo que nos previene de embarazo y de enfermedades de transmisión sexual.
Increíble, pero prometió darle garrote al pobre látex ya que no quiere que se apruebe un artículo del proyecto de acuerdo 277 del 2014, cuya intención es que busca que en Bogotá se instalen dispensadores de condones en zonas públicas como bares, discotecas, restaurantes, centros comerciales, universidades y portales de TransMilenio.
La campaña la inició con la consigna “más valores y menos condones”. Con un video, el concejal -que se proclama cristiano- explica las razones por las cuales está en desacuerdo con esa práctica. “El condón no es garantía de sexo seguro”, dijo en una sesión del concejo capitalino y desde ese rudimento quiere proponer su estrategia. ¿Acaso quieres que en dichas zonas se incentiven más encuentros sexuales y embarazos no planeados?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s