¿Los que más tienen tributarán más? Ojalá los dineros no se desvíen a la espeluznante corrupción que impera

Editorial

El Presidente dijo ayer que el proyecto de reforma tributaria, presentado por el Gobierno a consideración del Congreso de la República, tiene la intensión de recaudar recursos para la equidad y para inversiones en la población más vulnerable.

En todo el 2014 se han expedido decretos que al parecer eran para fortalecer el sistema financiero y así darle más transparencia y seguridad a quienes deciden apostarle a Colombia. Lo del régimen de los seguros y pensiones es un ejemplo, así mismo la actualización del régimen cambiario.

Se une a estas acciones esta reforma tributaria anunciada ayer. Serviría para los próximos cuatro años y busca cubrir un inmenso hueco fiscal en el presupuesto para 2015 de más de 12 billones de pesos.

Santos insiste en que de lo que se trata es precisamente de estimular la equidad. Es una reforma de alto impacto pues los nuevos contribuyentes serían más de 50 mil.

Así se estimularía el hecho de que los que más tengan sean los que más paguen. Lo complejo de la cosa es poner de acuerdo a los parlamentarios en más de  900 artículos, hoy, cuando aún no han pasado dos años de la anterior reforma tributaria.

Este asunto parecería que se trata de ensayo y error y error vuelto a ensayar. Pero la percepción que queda en todos los interesados, los directamente implicados, es que muy probablemente luego de 24 meses habrá otra reforma. Se trata de un océano con muchos cambios en el oleaje o puede que tenga, más tarde que temprano, un mar de leva.

Sin embargo, la intensión de una repartición equitativa debería reflejarse en los hechos luego de que esta reforma empiece a dar sus frutos. Por otro lado debería también darse la seguridad en quienes invierten en el país, que sus inversiones las otorguen a través de políticas claras e inamovibles.

De seguro habrá quienes a nombre de las agremiaciones presionen ante el Congreso para que se minimicen algunos gravámenes y quienes dirán que afectan la inversión. De seguro que habrá quienes dirán a los medios que con una reforma como esta será más barato importar de Estados Unidos o de otros países que fabricar en el nuestro.

Así las cosas esperemos no obstante que detrás de este esfuerzo también se cree un blindaje para esos recursos que buscan la equidad y que lleguen, de manera adecuada, a los más necesitados.

Esta reforma le daría músculo a la aspiración de una seria inversión en educación y sería el camino expedito para que, por lo menos, en este aspecto se dé la calidad antes que explayar a los salones escolares y llenarlos de sillas. Así mismo el SENA se reforzaría y ayudaría a millones de personas a que se trasladen del trabajo informal (que sigue sin ceder en el país) hacia un trabajo con especialidad o tecnología y así tener mejores ingresos.

El Jefe de Estado subrayó que los recursos que se recaudarán se requieren para atender a las poblaciones vulnerables. Esperemos entonces que quienes dicen hoy no haber sido escuchados por el Gobierno no le pongan palos a la rueda y que esos dienros no vayan a parar a manos de los pícaros que siempre sacan la mejor tajada de estos programas aparentemente de gran fuerza y contenido social.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s