¿Colombia, un país enfermo?

Foto_Director_Felix_M

Por: Felix Manzur Jattin

Asesinatos, narcotráfico, bandas criminales, gobernadores y alcaldes destituidos, condenados. Políticos que presuntamente saquean el botín del pueblo para hacerse elegir, es el funesto contubernio que tiene a la costa Caribe, los llanos  y parte de la república estigmatizada  y pudriéndose en la miseria.

Más de cuatro millones de  desplazados, curiosamente el diez por ciento de nuestros habitantes,  piden limosnas  por los municipios. Muchos de los entes estatales están en bancarrota o en la tenaza de la ley 550. Hospitales, clínicas, Camus,  el Fosiga y el sector salud colapsado, quebrados o en déficit, enferman aun más al país. Cientos o  miles de desmovilizados  sin trabajo, -sin apoyo para la reintegración a la sociedad sana y honesta-, con la única experiencia de gatillo  y sicariato preocupan a los  departamentos  y las gentes de bien. Entre el cincuenta y sesenta por ciento de pobreza y el 20 por ciento de indigentes es una voz de alerta. Sin embargo la banca se gana casi lo mismo que el país invierte  en educación y salud.

La educación acribillada y en franco deterioro. El criminal de las bandas emergentes se campea como Pedro por su casa en todos los municipios, pidiendo dinero, extorsionando, chantajeando y asesinando ante la mirada cómplice de quien no lo denuncia.

Los departamentos, azotado por el terror, la desidia, la corrupción, los malos manejos se están envileciendo cada día más y más, a pesar de las buenas intenciones presidenciales por combatir este flagelo. Como si fuera poco duele ver como emergentes  y dizque eficiente y honestos liderazgos políticos compran conciencias, saquean alcaldías e institutos, no para beneficio del pueblo y las  comunidades, sino en provecho propio. Pobres  departamentos.

Inclusive, ni siquiera en las épocas aciagas de la subversión y el paramilitarismo se veían tantos asesinatos, extorsiones y chantajes. No pasa un día sin que alguien caiga acribillado por las balas. El reguero de viudas, huérfanos, indigentes, parias, pobres y necesitados es el tiste espectáculo de una región  que requiere de una reingeniería de salvamento. La policía, el ejército, la armada hacen ingentes y titánicos esfuerzos para combatir la corrupción, a las guerrillas, las bandas criminales pero faltas más apoyo de la ciudadanía. El silencio de la sociedad civil es peor que la complicidad por lo tanto urge apoyar a la fuerza pública para no dejarlos solos

El comercio, los empresarios, educadores, boletados  y extorsionados desde cárceles, incluso personalmente o telefónicamente. El sector rural desolado. Kilómetros de costa Caribe, los llanos y las selvas  peleados para rutas y laboratorios del narcotráfico, son motivos de discordia y asesinatos entre las bandas que se diputan las  zonas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s