Haciendo realidad un derecho para la población ‘Diversamente Hábil’

Por: Leidy Hidalgo León 

En Colombia las personas con Necesidades Educativas Especiales, tienen derecho a acceder a una educación de calidad a lo largo de toda su vida, que promueva su desarrollo integral, su independencia y su participación, en condiciones de igualdad, en los ámbitos público y privado. (Constitución Política de 1991)

principal

Las personas con discapacidad cognitiva, mental, física, sensorial y múltiple han sido segregadas, no sólo en el campo educativo, sino también en el social y el laboral. Hacia el año 1940 las personas con discapacidad no podían ingresar al colegio o a una institución de enseñanza especializada, simplemente eran recluidos en su casa o en alguna institución, la mayoría de las veces de carácter clínico, pues su discapacidad era considerada una enfermedad.

Igualmente se ha creído que las personas con discapacidad carecen de habilidades y competencias para suplir sus necesidades y asumir roles dentro de la sociedad. Este paradigma se ha construido culturalmente basado en la idea de la “normalidad” como lo competente y de la diferencia como una construcción subjetiva que deja en exclusión a muchas personas diversamente hábiles.

Por eso en los años 60 y 70 aparecen los centros de educación especial, en donde estos niños compartían su vida escolar con otros con alguna discapacidad, siendo igualmente excluidos de los modelos de educación tradicional. Siendo este tipo de educación una herramienta negativa para el desarrollo de sus habilidades cognitivas, alentando procedimientos de simple rehabilitación. Desde entonces, su interacción con el entorno se daba en ambientes escolares igualmente exclusivos.

Estas situaciones evidencian rotulación y restringir de la participación de estas personas en diferentes espacios sociales. A partir de esta situación ha surgido un interés en nuestra sociedad por apelar a la inclusión de personas en condición de discapacidad en diferentes contextos de la sociedad.

Es así como en los años 80 y 90 se empieza a hablar de integración escolar y de población con necesidades educativas especiales. Los estudiantes con Necesidades Educativas Especiales (NEE) son aquellas personas con capacidades excepcionales, o con alguna discapacidad de orden sensorial, neurológico, cognitivo, comunicativo, psicológico o físico-motriz, y que puede expresarse en diferentes etapas del aprendizaje.

Por su parte, el modelo de integración escolar  permite que los niños compartan la vida escolar con otros niños y jóvenes sin ningún tipo de discapacidad, participando de la cotidianidad de la escuela. Los contenidos de las materias, así como las metodologías, permanecían igual para todos, siendo los niños los que se tenían que acomodar al modelo educativo tradicional, seguramente con algún tipo de apoyo extracurricular. De esta forma,  el niño debía ajustarse a la institución educativa y responder a los retos planteados.

Inclusión Escolar

La inclusión escolar ha sido un tema del que se ha empezado a hablar con mayor empeño en los últimos años. Un modelo que vincula a todos los niños a un proceso de aprendizaje sin discriminación. Un espacio que le permite las personas  concebir su discapacidad no como un obstáculo para desarrollarse dentro de la sociedad, sino como la forma de entrar dentro de ella, crecer, aprender y desarrollarse.

Al hablar de inclusión educativa se habla también de tolerancia, respeto y solidaridad, pero sobre todo, de aceptación a las personas, independientemente de sus condiciones. El reto de la inclusión es lograr que el niño con discapacidad, logre pertenecer a un aula regular y tenga plena participación en temáticas adaptadas a su discapacidad y al mismo tiempo, le permitan estar dentro de un aula con niños “normales” que pueden brindar su apoyo, como un factor determinante en el proceso de inclusión.

La Política Pública de Discapacidad

Un país como el nuestro ha tratado de reconocer la necesidad de incluir las personas con discapacidad en el aula regular. Un gran avance fue la Política Publica discapacidad por medio del programa ‘Inclusión Social en la primera infancia’ hacia el año 2009. Este programa de la Secretaria de Integración Social de Bogotá, tenía como fin incluir niños en condición de discapacidad a los jardines del distrito, jardines sociales y casa vecinales. Su objetivo principal estaba encaminado a la  inclusión de cuatro mil niños en las localidades de Usme, Engativà, Bosa y Kennedy inicialmente. Ya hacia el año  2010 contemplaba la posibilidad de aplicarlo  en las 20 localidades de Bogotá.

Sin embargo estos procesos no solo requieren de Políticas Publicas sino de preparación de docentes y niños para aceptar la diferencia.  El papel del educador especial dentro del proceso es buscar crear conciencia en docentes, coordinadoras, comunidad, padres de familia de niños con o sin discapacidad acerca de la importancia de la inclusión dentro del aula regular como factor determinante dentro del proceso de desarrollo y cambio de convicción acerca de la limitación como causa de exclusión en el campo educativo.

Retos del proceso

1Nancy Herrera, psicóloga del ESI (Equipo de Soporte a la Inclusión), y Luz Stella Uricoechea, directora del Nuevo Gimnasio, aseguran que los colegios están temerosos de trabajar sobre el modelo de inclusión porque no quieren arriesgarse, le temen al cambio y al ingresar a un sistema de educación como éste que implica tener que romper varios paradigmas sobre los cuales se ha construido la educación, como el de pensar que si el niño no se adapta al colegio, el colegio no es para él, o que si un niño con necesidades especiales está en un colegio, el rendimiento académico del mismo va a bajar.

No sólo las instituciones sienten miedo al enfrentar la posibilidad de brindar una opción educativa diferente. Los maestros también temen tener en sus aulas a niños con discapacidad cognitiva, porque no cuentan con las herramientas necesarias para ayudarles en su proceso de aprendizaje y creen que puedan interferir en el trabajo de los niños regulares. Según Rosa Yurany Torres Educadora Especial involucrada en el proyecto de Inclusión Social en la primera Infancia, “la postura de las docentes no es la mejor, ellas daban un paso atrás porque tenían 20 niños en preescolar y cinco con discapacidad en una sola aula, para ellas era difícil e imposible”.

Así como las instituciones y los maestros sienten miedo al enfrentarse con un modelo de educación inclusiva, también los padres de niños regulares manifiestan sus temores sobre las desventajas académicas, sociales y culturales que puedan tener sus hijos al compartir con niños con discapacitados. Prejuicios como  que los niños con síndrome de Down son agresivos, que los niños con autismo viven en su propio mundo, que los niños con discapacidad presentan un despertar sexual temprano, dan paso a que muchos padres  retiren sus hijos de colegios con programas de inclusión.

Sin embargo, Miguel Rodríguez padre de un niño con discapacidad visual, menciona que la implementación de programas de inclusión no solo en el jardín sino en la escuela primaria y secundaria “Seria lo mejor que podría haber para que estos niños salieran adelante, incluirlos les permite adquirir nuevos retos en la escuela, aprender de sus compañeros y disminuir la barrea de discriminación. La  limitación de estos niños se hace más amplia cuando la sociedad los distancia y se reduce cuando los acoge y les brinda oportunidades”.

Alcances del proceso de inclusión

Son múltiples las ventajas que genera un proceso de inclusión, respecto a uno de aislamiento. Por lo general el niño con discapacidad aprende por imitación, el niño crea una necesidad en su vida para enfrentar su desarrollo. En el caso de un niño con limitación visual, “él crea la necesidad de jugar y desplazarse de igual forma que sus compañeros, por eso empieza a adquirir mayor esfuerzo y destreza por movilizarse dentro de su espacio, adquiriendo independencia en su movimiento”, afirma Torres.

El proceso de inclusión no solo favorece a las personas con discapacidad sino también a los demás niños, quienes aprenden desde su niñez a compartir, aceptar y aprender de la diferencia. Algunos colegios de Bogotá que han enfrentado el proceso han alcanzado grandes logros. Una niña del Nuevo Gimnasio habla sobre la experiencia de compartir su vida escolar con niñas con discapacidad: “es chévere, es una bonita experiencia porque aprendes a convivir con otras personas. Nosotras compartimos los recreos y la vida regular del colegio con las niñas con discapacidad. Eso nos ayuda a que cuando salimos del colegio y nos encontramos con personas discapacitadas sea más fácil, uno respeta más y habla con ellos normal y los trata como personas”, afirma la joven.

Desafortunadamente aún hacen parte de la minoría los colegios que le han apostado a una inclusión escolar, en su mayoría conservan modelos de trabajo aislado. Los cambios más significativos que darían paso un proceso de inclusión exitoso se dan en el entorno sociocultural, en la generación de una sociedad más inclusiva en la que las personas con discapacidad hagan parte integral de la vida diaria.

Si bien universidades como la  Pedagógica Nacional han eliminado la barrera del examen de admisión para personas ciegas y sordas, la Universidad Nacional de Colombia ha realizado adaptaciones a los exámenes de admisión para estas personas, y otras universidades del país están trabajando para abrir oficinas de atención a los estudiantes con discapacidad y adaptar programas del currículo; también es necesario optar por una política de inclusión que promueva un mayor número de programas de formación para docentes, programas de educación superior técnica y profesional a los que tengan acceso las personas con discapacidad. Partiendo del hecho de que la discapacidad aumenta en la medida en que la sociedad crea barreras, en la medida en que los segrega y en la medida en que los aísla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s