El matadero Distrital, una joya aquitectónica convertida en biblioteca

Por: Lady Hidalgo León

La actual Biblioteca Ramón Eduardo D’Luyz Nieto de propiedad de la Universidad Distrital cumple un año desde su inauguración. El lugar fue construido sobre los escombros del antiguo Matadero Distrital que en los años 90’ fue considerado uno de los pioneros de la industrialización en la capital del país.

image

El matadero Distrital o aduanilla de Paiba construido hacia el año 1928, fue un lugar donde históricamente Bogotá sacrificó todo tipo de ganado para el consumo final de los bogotanos. De un sitio que durante mucho tiempo se destinó al procesamiento de carnes, sólo quedaban escombros y ruinas, manchas de sangre y restos de abandono.

Hacia el año 1880 el Consejo de Bogotá estableció la construcción de un matadero público, destinó recursos para ello, se decretaron normas de funcionamiento y se determinó que nadie podría sacrificar ganado en otros predios diferentes al matadero. Degollar, limpiar, empacar y producir era el quehacer de bogotanos que en la época hicieron parte de este  proyecto  que sin lugar a dudas  fue una de las primeras semillas de la industrialización en la ciudad y el epicentro de un poderoso de un gran negocio.

matadero antiguoA pesar de su memoria patrimonial y el legado histórico, hace varios años  fue cerrado por problemas de salubridad pública y abandonado por la construcción de un nuevo matadero fuera de la ciudad. Sin embargo, en 1998 se pretendía construir un Centro Comercial para la reubicación de vendedores ambulantes, idea que no se desarrolló y fue reemplazada hacia 1999 para ser transferido este terreno gratuitamente al Distrito. Entre los pensados en primera instancia estaba venderlo al Museo Nacional para su ampliación, en segunda instancia a la Universidad Francisco José de Caldas la cual anhelaba construir una Biblioteca Moderna.

Rafael Enrique Aranzales García, jefe de la División de Recursos Físicos de la Universidad Francisco José de Caldas hacia manifestó hacia el año 2009 que, “el predio con todo lo que significa su infraestructura y lo que queda de su parte arquitectónica y patrimonial fue adquirido por la Universidad Distrital en diciembre del 2008 por una suma de $7.600.000.000”.

rafael aranzalesLuego de haber sido el lugar apetecido para los habitantes de la calle por sus altos murales y poco tráfico peatonal, ahora es escenario para la formación de profesionales. Esta fue una oportunidad para lograr una Universidad Distrital más fuerte, organizada, moderna y acorde con una serie de tecnologías de punta dirigida a alumnos de estratos 1 y 2, añadió Aranzales.

Esta fue una apuesta grande pero acorde para dar sentido al espacio que un día fue olvidado, ahora será rescatado para dar sentido a la educación, servir a quienes más lo necesitan y formar futuros profesionales íntegros y capaces de responder ante los nuevos retos de la globalización.

El 27 de agosto del 2009 la Facultad de Artes de la Universidad Distrital decidió convertir este lugar en escenario de revelaciones artísticas y de conmemoración de recuerdos dejados en el olvido. Ese día se encontraron allí para darle vida a través del arte a este lugar postergado por la sociedad, igualmente a la situación y el dolor de las madres que reclaman por sus hijos desaparecidos. Razón por la cual el edificio siempre se negó a morir.

Así como algún día el matadero construyó una historia, hoy se escribe una nueva página. Inspirado por el espíritu de las artes se levantó de las ruinas, dejó atrás el deterioro, abandono y vandalismo para convertirse en lo que hoy conocemos como la biblioteca Ramón Eduardo D’Luyz Nieto. Recibió este nombre en honor al profesor que dedicó su vida y obra en pro de la educación del país y del desarrollo de la universidad. Decano de la Facultad de Ingeniería Catastral y Geodesia y ejemplo de vida de un sin número de generaciones de egresados, docentes y estudiantes.

Los 7.100 metros cuadrados conservan las estructuras originales de la Aduanilla de Paiba que cerró sus puertas para convertirse en la nueva biblioteca, que no solo le apostó a la renovación urbana sino a la transformación cultural. Lo que le permite a Bogotá ingresar al listado de ciudades de Latinoamérica que han recuperado espacios históricos para convertirlos en centros arquitectónicos y culturales. El experimento ya se ha hecho en otros lados. El Meatpacking District de Nueva York, antaño el sector de tratamiento de la carne de esta ciudad, es ahora un sitio exclusivo plagado de restaurantes, bares, clubes nocturnos y boutiques con artículos de moda y diseño.

El contraste entre el ayer y el hoy es como del infierno al paraíso. Los escenarios se superponen, lo que ayer fue un espacio para desollar animales, ahora es un luminoso auditorio de libros e historias. La sala donde se lavaban y alistaban animales para la venta, es una sala de música y el cuarto donde se trataban las pieles de ganado, ahora son sonoteca y videoteca.

La nueva estructura, que tuvo un costo de 28.000 millones de pesos, conserva los rasgos esenciales de su pasado industrial. Los techos de hierro, la fachada, la chimenea que soltaba el humo y el color rojo siguen predominando en las paredes del lugar como testimonio del holocausto donde se fundó.

Solo quedan vestigios de la popular aduanilla de paiba, sus paredes, techos y restos arquitectónicos hablan de un lugar que nunca murió, un espacio que reencarnó en una moderna biblioteca con capacidad para miles de estudiantes que día a día buscan conocimiento. Ahora los bogotanos tienen una nueva historia que contar, el ambicioso proyecto que le aposto a la educación, la renovación urbana y  la creación de centros históricos que hablen de lo que ya no está, de lo que se fue, de lo que alguna vez también fue primicia. Los que ahora pasamos por la calle 13 no podemos dejar de observar este flamante y gigantesco edificio, que luego de varios desafíos pasó de la sangre a la tinta y del sacrifico a la formación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s