El hermafrodismo, una realidad que va más allá de un mito

Por: Luisa Hidalgo León

Hermafrodito-,ito+++

Desde hace siglos el hermafroditismo se conoce como un término de la biología asociado a los organismos que poseen a la vez órganos reproductivos usualmente asociados a los dos sexos: macho y hembra. En los últimos años se han reconocido a las personas que poseen estas características como Intersex, lo que les ha permitido incluirlos desde el ámbito social y alejarlos de esa categoría biologicista.

La historia de muchos fenómenos actuales tienen su origen en la mitología griega, el hermafrodismo es uno de ellos. En efecto, se fundamenta a raíz del nacimiento de Hermafrodito, hijo de Herm de Hermes, dios mensajero, y afrodito de Afrodita, diosa del amor y la sexualidad.

El joven fue abandonado por sus padres en el monte y cuidado por las ninfas. En una de sus travesías por tierras griegas abrumado por el calor, el joven decidió desnudarse y tomar un baño en un lago.  Sálmacis, el espíritu del estanque, se enamoró perdidamente de él, se desnudó y se acercó a Hermafrodito para conquistarle. Lo que no sabía Sálmacis era que Hermafrodito había heredado de su madre la belleza pero no la avidez sexual. El joven la rechazó, Sálmacis no estaba dispuesta a aceptar un no por respuesta, así que abrazó con fuerza a Hermafrodito y lo arrastró al fondo del lago, al tiempo que pedía a los dioses que no separaran jamás sus cuerpos. Desde entonces, los griegos fundieron sus cuerpos en uno, convirtiéndolos en un solo ser de doble sexo. Hermafrodito, le pidió a sus padres que todo hombre que se bañase en el lago corriese su misma suerte.

Históricamente el hermafrodismo se ha quedado en lo mítico, en lo legendario, que solo es posible en las películas de ficción, las obras literarias como ‘Annabel’, que narran las vicisitudes de una  hermafrodita que llega a autoembarazarse, o las pinturas bíblicas con estilo barroco que suelen ilustrar artistas como Carlo Saraceni.  

Sin embargo, el hermafrodismo pertenece a la realidad de muchas personas, incluso ya es considerado como un tercer sexo en algunos paises. De acuerdo a la Organización Mundial de Salud afecta al 1 % de la población mundial. Cada año nacen 400 niños sin sexo definido, mientras que en EE.UU. diariamente se hacen cinco operaciones quirúrgicas de asignación de sexo en recién nacidos.

Según Daniel Verástegui, coordinador de la estrategia psicosocial de la Subdirección para Asuntos LGBT de la Secretaría Distrital de Integración Social, hermafrodita era una categoría específicamente para componentes biológicos de un ser vivo, planta o animal, que naciera fenotipicamente con características masculinas y femeninas. Para sacarlo de esa categoría biologicista y ponerlo en una categoría social, se le llamó intersex.

A pesar de que en Colombia esta no es una población fortalecida, la Política Pública para la garantía plena de las personas LGBT a partir del 2010 empieza a considerar a los intersex como parte del acrónimo LGBT, que permite que a nivel nacional se piense y se hable de hable de lesbianas, gays, bisexuales, trangénero e intersex.

En Bogotá solo existe una organización intersex ‘Grupo Identidades Intersex Colombia’ para la cual ha sido muy difícil identificar a estas personas. Las Políticas Públicas aún no contemplan a la población intersex dentro de sus proyectos, sin embargo, es probable que al final de este año sean incluidas y hagan parte de los planes y proyectos que han permitido empoderar a los sectores LGBT, añade Verástegui.

Frente a este escenario, la principal interrogante se centra en cómo educar a los menores intersexuales, ¿hombre, mujer, indeterminado?  Este es el dilema de muchos padres quienes en medio de su preocupación desconocen el derecho de sus hijos de identificarse y reconocerse como tal.

Para Verástegui, “la persona intersex puede construirse como como hombre, mujer y a nivel corporal también. Amar a hombres, mujeres o a ambos sexos. La pelea es construyámonos como queramos, la sexualidad es muy amplia”.

Respecto a la problemática de los padres, hay sentencias que las personas intersex tienen derecho a decidir quién va a ser, si su sentir es masculino o femenino o cómo quiere ser reconocido o reconocida.  Muchas familias con hijos intersex, asignan a sus hijos un sexo al nacer pese a ser modificado en la edad adulta, independiente de su genitalidad, ya que la clasificación de “neutro” no hará sino tachar al individuo como diferente.

El caso

Patricia Luna es una mujer de 62 años, nació en la ciudad de Tolima Ibagué. Después de haber  recorrido Miami, Panamá, Venezuela, Costa Rica y otros países trabajando, ahora vive en Bogotá en un apartamento en el barrio parque Central Bavaria.

Una chica que quiere, ama y sufre, así definió su personalidad esta mujer que hace parte de la escasa población intersex de Bogotá, Colombia y el mundo.

Cuenta que cuando nació su padre le impuso su sexo y la bautizó como Augusto Luna, recibía fuertes amenazas de su parte, tanto que en conversaciones con sus amigos mencionaba que el día que viera a su hijo orinando sentado le daría un tiro en la cabeza, por tanto, “cada vez que iba al baño esquivaba tiros, manifiesta. 

A la edad de siete años se enamoró de una niña de la escuela, su nombre era Luz Ángela, “yo la miraba como 5 pupitres por delante y sentía atracción por ella. Un día me llamo detrás de unas canecas, me cogió las orejas y medio un beso. En ese momento las piernas se me aflojaron vote los cuadernos y salí corriendo “afirma.  

También recuerda con nostalgia el día en que sus padres la llevaron de pase al río Saldaña y quiso al igual que los demás niños de su edad lanzarse de una piedra. “Cuando desperté tenía cogidos los pies y me estaban dando puños en el estómago para sacarme el agua. Pero también me habían bajado los pantalones y se habían dado cuenta que era intersexual.”. 

Patricia a su corta edad empezaría a experimentar la discriminación por su condición intersexual.   “Eso corrió por todo el pueblo y para el domingo siguiente en la misa el cura del Guamo me excomulgó y me dijo que tenía que irme del pueblo porque yo no era una hija de Dios”, recuerda.

Su madre siempre conoció mejor de su condición y su identidad, por tanto al llegar a la ciudad la internó en un Colegio Femenino llamado José Castillo, allí fue apartada del resto de las niñas, junto con dos más, una niña hebrea y una de otra religión, era un salón exclusivo donde todos los demás las observaban por un hueco como si fueran ‘bichos raros’, dice ella.  

En esa época Patricia vivía una doble identidad. En la familia de su padre era niño, en la de su madre niña. No le gustaban  ni los carros, ni el futbol, era retraída, se encerraba en su cuarto a jugar con cajas de galletas saltinas, tapas y piedras simulando a un avión.

Años más tarde su padre compró una finca en el Vichada, allí no duro mucho tiempo hasta que emprendió su propio rumbo y se marchó a Venezuela donde empezó a trabajar con una empresa Americana reclutadora de chicas intersexuales. En Caracas se conoció con una chica de su condición con la cual compartió 16 años., hasta que  ella falleció junto a la caída de Noriega, el  presidente de Panamá. “A ella le desfiguraron la cara a tiros, yo no quise verla porque prefería recordarla como era viva” afirmó. 

Cuenta que hace 10 años decidió cambiar su nombre por escritura pública. “Fue una humillación en la Notaría, porque todos se codeaban y me miraban extraño. Era necesario el cambio porque siempre decían Augusto Luna y aparecía yo o me decían señora me paso la cédula de su marido”. En exámenes médicos, en bancos y en varios lugares donde tuviera que presentar su cédula era víctima de señalamiento. “Que les importa tu identidad sexual o lo que tengas debajo de tus cobijas”, agrega.

La deprime la soledad, su madre falleció en diciembre del año pasado, vive con su hermano con quien la comunicación no es muy frecuente. Su verdadero hogar son los centros de atención a la diversidad donde puede ser ella, donde no la juzgan y donde puede llevar a cabo su labor como trabajadora social empírica. En esta labor de apoyo, en su mayoría a mujeres transgénero, lleva a aproximadamente 5 años. Con ellas comparte historias y encuentra una red de apoyo de apoyo en personas que al igual que ella han sufrido por su condición, allí deja  de sentirse como el ‘bicho extraño’ que siempre creyó ser.

Luego de tres intentos de suicidio, de haber caído en las drogas y en el vicio, a ella la motiva una venganza, y lo único bueno que heredó de su padre: “si tú quieres desquitarte de la gente que te humillo triunfa”. Confiesa que para una mujer intersex es duro vivir, es difícil conseguir una pareja porque “si te gusta una chica lesbiana saben que van a encontrar, pero en mi caso,  en el momento de quitarse la ropa puede que no sea lo que la persona esperaba”. Construir familia y tener hijos es algo que no contempla en su vida, ya que una mujer intersex no puede ser madre.

A ella poco a poco la ha endurecido la vida, luego de atravesar varios estados de depresión y de juzgar incluso a Dios por su condición, hoy no le da miedo decir que es una chica intersex lesbiana, que ama leer, patinar y que por cuarta vez en la historia El Espacio hablará de vida.

Según ella, aún conserva la página de la foto donde ella baja  del avión que se intentó incendiar en el aire rumbo Bogotá-Miami; de un accidente donde iba en moto y chocó con un  Renault 4 en donde falleció el conductor del automóvil y finalmente menciona que gracias a su talento para jugar jóquey, fue capturada alguna vez para la página deportiva. Nuevamente hará parte de las historias de El Espacio ahora como un testimonio de vida que deja de lado el pasado mitológico de la existencia de las personas intersexuales, antiguamente hermafroditas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s