¿Se acaban los profesores de primaria?

pardo

Por: Carlos Orlando Pardo

El catastrófico déficit de profesores para primaria avizorando el año 2030, según alerta reciente informe de la UNESCO, menciona la cifra de más de 27 millones que parece aumentar como el ébola y dejarían sin oportunidad de enseñanza básica a millones de niños en el mundo. ¿Cuántos serán los requeridos para 2015?  Son cuatro millones en el planeta y 267 mil para América Latina y el Caribe, además de los que reemplazarán a los 25 mil jubilados que en Colombia serán más al empezar a regir la nueva ley de no permitir doble remuneración del Estado. Usualmente se alude en los informes territoriales el aumento de maestros adicionales y el presidente habla de mejorar la calidad que cuesta tres billones. Las pruebas Saber y otras que nos dejan mal ubicados, reflejan una crisis grande en el sector. De otro lado, las remuneraciones para profesionales de la rama son poco atractivas en relación a otras carreras, lo que ahuyenta a la juventud de incursionar en un oficio que requiere de importante preparación en contenidos y metodología, entrega y variados sacrificios, para encontrar al final del camino poco estímulo social con una tarea que ahora no respetan de manera debida y enfrenta la dificultad de una adolescencia habitada como nunca antes por una compleja problemática familiar, social y económica. Inclusive el informe refiere 58 millones de niños que no asisten hoy a la escuela y el 40% que nunca pondrá el pie en ella. La solución sensata no se ha escuchado aún y tanto para la calidad de los maestros como para la educación parece un rumor sordo que sigue sin enfrentarse. Así mismo, si nos detenemos en los niveles de analfabetismo formal y los otros que existen cuando si se sabe leer y escribir no se hace, o el caso de los profesionales que apenas lo urden con lo requerido para sus tareas, el asunto toma mayores proporciones, sumado al analfabetismo virtual que por fortuna se combate en el país. Los niveles de lectura han bajado considerablemente y comparados con los de los países desarrollados representamos cifras vergonzosas. Avanzamos hacia al abismo sin estremecernos como si todo fuera un asunto de cifras y requerimos remedios que estén a la vista.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s